22 de março de 2007

CAPÍTULO 2 - Que trata cómo se han de descuidar de las necesidades corporales, y del bien que hay en la pobreza. - (...) Pues dejáis la renta, dejad el cuidado de la comida; si no, todo va perdido. Los que quiere el Señor que la tengan, tengan enhorabuena esos cuidados, que es mucha razón, pues es su llamamiento; mas nosotras, hermanas, es disparate.
3. (…) cuando menos hay, más descuidada estoy, y sabe el Señor que, a mi parecer, me da más pena cuando mucho sobra que cuando nos falta.
Teresa de Avila, CAMINO DE PERFECCIÓN